El principal objetivo de la Atención Temprana es que los niños que presentan trastornos en su desarrollo o tienen riesgo de padecerlos, reciban, siguiendo un modelo que considere los aspectos bio-psico-sociales, todo aquello que desde la vertiente preventiva y asistencial pueda potenciar su capacidad de desarrollo y de bienestar, posibilitando de la forma más completa su integración en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal.

Todas las acciones e intervenciones que se llevan a cabo en atención temprana deben considerar no sólo al niño, sino también a la familia y a su entorno.

De este amplio marco se desprende el siguiente conjunto de objetivos propios a la Atención Temprana:

  1. Reducir los efectos de una deficiencia o déficit sobre el conjunto global del desarrollo del niño.
  2. Optimizar, en la medida de lo posible, el curso del desarrollo del niño.
  3. Introducir los mecanismos necesarios de compensación, de eliminación de barreras y adaptación a necesidades específicas.
  4. Evitar o reducir la aparición de efectos o déficits secundarios o asociados producidos por un trastorno o situación de alto riesgo.
  5. Atender y cubrir las necesidades y demandas de la familia y el entorno en el que vive el niño.
  6. Considerar al niño como sujeto activo de la intervención.

Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de los niños que sufren dificultades en su desarrollo, aportando funcionalidad en los diferentes contextos donde se desarrollan. Trabajamos con las familias y los centros escolares, esenciales para realizar un trabajo en equipo que favorezca el desarrollo evolutivo del niño en sus diferentes áreas.

Nuestro trabajo se centra en las siguientes patologías:

  • Trastorno del espectro autista
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad
  • Trastorno especifico del aprendizaje
  • Trastornos destructivos del control de los impulsos y de la conducta